Hagamos Un Pequeño Viaje al Pasado
Las Culturas Aborígenes de Puerto Rico


(Presentación en la Universidad de Azua, República Dominicana 2003)
Por: Maritza Torres Editada Julio - 2005 Arqueóloga Caguas, Puerto Rico


Hola. Te invito a conocer las culturas de nuestros aborígenes en un pequeño viaje al pasado. Ya sabemos que los últimos indígenas que vivieron en nuestra isla, para la llegada de Cristóbal Colón, fueron aquellas personas a quienes el colono, por no comprender su idioma los llamó, a su entender Tainos. Pero, ¿fueron los Tainos los únicos que vivieron en la isla antes de la llegada del colonizador?

Los Arqueólogos que hemos trabajado con la evidencia que excavamos bajo la tierra tenemos que admitir que no. Los estudios acerca de nuestros antepasados han producido descubrimientos sorprendentes. Son muchos los científicos y estudiosos investigadores quienes han contribuido al desarrollo del tema de los complejos culturales. ¿ Qué es un complejo cultural ? Según el Dr. Ricardo E. Alegría, es una gran unidad cultural que agrupa una serie de expresiones que, aparentemente, tienen un origen común, habitan una extensa y determinada área geográfica, durante un largo período de tiempo y mantienen una serie de importantes características diagnósticas en común. Podemos decir que dentro de un determinado complejo se puede distinguir una serie de unidades culturales (fases) más pequeñas de menor duración cronológica y menor extensión geográfica que, teniendo las características diagnósticas comunes al complejo y su origen, se pueden diferenciar entre sí. Las diferencias pueden ser en cronología o región .


COMPLEJO CULTURAL ARCAICO

Los primeros grupos humanos que poblaron la isla de Puerto Rico son conocidos por diferentes nombres en la actualidad. Se confirma por primera vez su presencia en nuestra isla, por el Dr. Ricardo E. Alegría, en la cueva María La Cruz, en el Municipio de Loíza. Fue excavada por éste en 1948 y 1954, famoso Antropólogo y Arqueólogo puertorriqueño graduado de la Universidad de Harvard, quien los nombró Arcaicos.

Otros han utilizado los términos pre-agrícolas, paleo-indios, mesoindios, pre-agroalfareros y Complejo I para referirse a los arcaicos. La palabra arcaico se define como, viejo o antiguo, des-usado, anticuado. También en otras cronologías se le conoce como Edad Lítica o Paleo-indio y Meso-indio. El término arcaico ha sido aceptado y usado por muchos de los más destacados arqueólogos del área. Se ha encontrado presencia de estos grupos, aunque conocidos con otros nombres, en la Península de Guacayarima, al extremo occidental de La Española y la Península de Guanahatabeyes, en el extremo occidental de Cuba. En Cuba los Ciboneyes y en Europa Paleo-indios dando a entender que estaban antes del conocimiento de la agricultura. Todos estos nombres que se refieren a los primeros pobladores que son agrupados en el Complejo Cultural Arcaico.


¿QUIÉNES ERAN LOS ARCAICOS? (3000-5000 AC – 100 DC)

Luego también se descubre nuevas evidencias en el área sur de Puerto Rico, como Cayo Cofresí en el Municipio de Salinas, en la costa sur, trabajado por el Arql. Marcio Veloz Maggiolo de República Dominicana en 1975. Aquí se descubren majadores en forma cónica pulida. Aparecieron también en otros hallazgos, como la Cueva de los Gemelos, situada en el pueblo de Morovis y excavada por el Arql. Ovidio Dávila en 1981, y en el pueblo de Barceloneta, yacimiento Angostura excavado por el Arql. Carlos Ayes en 1991.

Otras evidencias han sido identificadas en los Municipios de Ceiba, Lajas, Cabo Rojo (Coroso) y Ponce, donde no había evidencia de objetos hechos en barro, por lo tanto se han considerado también como pertenecientes a estos primeros pobladores antillanos. ¿De dónde vinieron esos indios?


TEORIAS DE POSIBLE RUTAS DE ORIGEN

Diversos estudios han mostrado la posibilidad de que este grupo de aborígenes antillanos procedan de América del Sur, utilizando las rutas de las Antillas Menores; mientras que otros investigadores sostienen que llegaron del centro de América o del norte de América vía Yucatán, en las costas de Belice en Honduras, donde se ha encontrado evidencia de una cultura pre-agrícola y pre-cerámica o que proceden de los cayos de la Florida. Se ha encontrado evidencia de estos grupos en países como Cuba, República Dominicana, Haití, Islas Vírgenes, las islas de St. Kitts y Antigua. En algunas de las Antillas Menores aún no se ha reportado evidencias.

Algunas fuentes históricas describen indios pre-agrícolas que vivían en los cayos de la Florida. Los de Honduras producían artefactos de piedra tallada similares a los encontrados en los yacimientos más antiguos en Cuba y La Española. Estos indios pudieron haber pasado de las costas centroamericanas a Jamaica o Cuba, cuando el nivel del mar era más bajo que el actual y había pequeños islotes, hoy sumergidos, que facilitaban el paso entre el continente y las Antillas Mayores. Una posibilidad, últimamente considerada por algunos estudiosos, es que los arcaicos no llegaron a las Antillas desde un solo punto sino que, a través de distintas migraciones, en distintas épocas, llegasen desde Centro, Sur y Norte América.

“Puerto Rico, al igual que las otras islas que integran el Archipiélago de las Antillas, fue una de las últimas áreas geográficas de América en ser poblada por el hombre. Los estudiosos más autorizados están de acuerdo en que el hombre, ya un Homo Sapiens como nosotros, entró en el continente americano, principalmente a través del Estrecho de Bering, que separa el continente asiático de la región de Alaska, en Norte América hace aproximadamente entre unos 20,000 – 30,000 años aproximadamente. En esa época el nivel del mar era más bajo y pudieron existir puentes de hielo por los cuales cruzaran las manadas de los grandes mamíferos (mastodontes, bisontes, renos, osos y otros) que el hombre cazaba. Desde Alaska el hombre se extiende gradualmente por todo el continente y ya hace más de 11,000 años había llegado al extremo sur de América. Estos primeros hombres eran cazadores, pescadores y recolectores de raíces, semillas y frutas silvestres, ya que desconocían la agricultura y no sabían trabajar el barro.”

Hará falta nuevas investigaciones para confirmar o negar estas teorías , pero la misma podría explicar las diferencias que se manifiestan en el material arqueológico hallado en las Antillas. Según el Dr. Alegría, s e conoce sobre las Islas Vírgenes, en Santa Cruz, en Krum Bay, que se ha descubierto manifestaciones similares, lo que permite conceder una probable teoría de que los primeros pobladores de las Antillas Mayores e Islas Vírgenes procedían de tierras de América del Norte . Restos de las culturas arcaicas de la Península de Florida indican que hay correlación entre esas manifestaciones culturales y las encontradas en las Antillas Mayores .

Ha resultado muy difícil determinar el comienzo de las migraciones arcaicas hacia las Antillas. La situación parece suponer que los arcaicos sólo llegaron hasta Islas Vírgenes, que se sepa hasta el momento según se sigue investigando. Todo parece indicar que la emigración desde tierras septentrionales cesó poco antes del descubrimiento del Nuevo Mundo, interrumpiendo su avance otra cultura migratoria de América del sur. Aún no se ha hallado evidencia arqueológica de los indios arcaicos en Jamaica y las Bahamas, islas que posiblemente poblaron.

La evidencia de su presencia en la Antillas Menores no es muy abundante y hasta el presente, los hallazgos debidamente comprobados se limitan a las islas de St.Kitts y Antigua. En algunas de las islas aún no se ha comprobado tal presencia. En la isla de Trinidad, así como en las costas de Venezuela, se han descubierto restos arqueológicos de indios cazadores que tampoco practicaban la agricultura ni sabían trabajar el barro. Muchos estudiosos los identifican con los que poblaron las Antillas y creen con ello poder comprobar que los indios arcaicos llegaron a las Antillas desde la América del Sur. La evidencia es debatible, podría tratarse de los restos de antiguos pobladores del continente suramericano. Futuras investigaciones habrán de determinar si fueron ellos los mismos indios arcaicos que poblaron las Antillas.


¿QUÉ CARACTERÍSTICAS Y UTENSILIOS TENÍAN LOS ARCAICOS?

Los artefactos y objetos descubiertos en los yacimientos de estos aborígenes son raspadores, buriles y puntas de lanza de piedra tallada. La piedra más característica es el pedernal o sílex. Además eran cazadores, pescadores y recolectores de raíces, semillas y frutas silvestres. Eran semi-nómadas y se movían en pequeñas bandas familiares. vivían cerca de las costas, en los manglares y en las cuevas. * Desconocían la agricultura y el arte de trabajar el barro. Vivían agrupados en pequeñas bandas familiares, cerca de la costa y en áreas pantanosas. Tallaban la piedra y algunos la pulimentaban sus artefactos en piedra. Tallaban la concha de caracol y la madera, desconocían el uso del arco y la flecha, probablemente hacían uso de lanzas y del proyector de dardos. No se deformaban el cráneo y enterraban a sus muertos con el cuerpo extendido. No se han descubierto ídolos en esta cultura, pero sabemos que tenían creencias mágico-religiosas por su preocupación de enterrar a los muertos, lo cual sugiere que creían en una existencia después de la muerte.

En Cuba, por ejemplo, se han encontrado algunos objetos en piedra pulimentada que los arqueólogos de dicho país han denominado “gladiolitos” y unas bolas también en piedra pulimentada que se cree tenían un significado mágico-religioso. Unas pinturas murales de círculos concéntricos en la Cueva de Punta del Este, en Cuba, y unos artefactos de madera han sido atribuidos por los estudiosos cubanos a los indios arcaicos. Tenían preocupaciones estéticas y adornaban su cuerpo con colgantes de piedra y concha de caracol. Es probable que también hiciesen uso de la pintura corporal.

Cada isla muestra ciertas características diferentes. En los yacimientos más antiguos de Cuba, la República Dominicana y Haití, se destacan los artefactos de piedra pulimentada. Existen marcadas diferencias entre el material arqueológico arcaico descubierto en los diferentes yacimientos antillanos. Cada isla muestra características diferentes. En los yacimientos más antiguos de Cuba, la República Dominicana y Haití, se destacan los artefactos de piedra (pedernal o sílex) tallada. En otros depósitos de Cuba abundan las gubias hechas de concha de caracol y los objetos de piedra pulimentada, tal como en Puerto Rico los majadores de forma cónica.

Todo parece indicar que pueden agruparse en dos fases, aquélla en la que los artefactos principales son de piedra tallada, ya que dependían principalmente de la caza y pesca, (Fase 1 que parece ser la más antigua), y la más reciente (Fase 2 que muestra artefactos de piedra pulida), que indican que dependían en gran parte de semillas y raíces silvestres en su dieta, y de la recolección de caracoles marinos. A la llegada de los españoles a las Antillas, los arcaicos sólo subsistían en el extremo Oeste de Cuba, en la Península de Guanajatabeyes, en Pinar del Río y, según el cronista Oviedo, en el extremo Oeste de Haití, en la Península de Guacayarima.


COMPLEJO CULTURAL ARUACO

1. La Fase Saladoide o Igneri (250 AC – 600 DC)

Los aborígenes de la cultura Saladoide se desplazan desde América del Sur y la costa de Venezuela, navegando por las Antillas Menores y conquistando a los Arcaicos. Estos aborígenes han sido denominados Saladoides por un yacimiento encontrado en Saladero en Venezuela. Eran agricultores y también conocían el arte de trabajar en barro. Su cerámica se encuentra desde la costa este de Venezuela, las islas de Trinidad, las Antillas Menores, Puerto Rico y en la costa de República Dominicana. Una característica sobresaliente de su cerámica que no vuelve a surgir en las Antillas es la decoración de sus vasijas con diseños pintados en blanco sobre rojo. Su cerámica es de pasta muy fina, los adornos son pintados, las asas o agarraderas tienen forma de "D" y no exceden los bordes de la pieza. Sus más importantes yacimientos, hasta el momento, fueron excavados en el Bo. Cana de Ponce, en la playa de Luquillo, en Bo. Cotto de Isabela, en Hacienda Grande de Loíza, en Bo. Cuevas de Trujillo Alto, en el Convento de Santo Domingo en el viejo San Juan, en el Bo. Tecla de Guayanilla, en el Sector Maisabel de Vega Baja y en el sector Sorcé de la Isla de Vieques.

Las evidencias arqueológicas existentes nos permiten saber que vivían en tribus algo cerca de las costas, bueno para la práctica del cultivo de la yuca, raíz con la cual hacían el pan de casabe. También cultivaban otras raíces comestibles y tenían árboles frutales. Su alimentación incluía la caza y pesca. Tenían especial interés por los jueyes, cangrejos, cobos y burgaos ("citarium pica") que obtenían en las costas. Tallaban piedras para formar hachas e idolillos, amuletos y adornos zoomorfos y antropomorfos. Tallaban piedras semi-preciosas (amatista, cornelina, jadeita y cuarzo), hacían cuentas tubulares para sus collares.

La piedra de color verde era considerada sagrada y en ésta tallaban la rana que también era relacionada con la fecundidad y la lluvia. A estos grupos se les desconoce la talla del arte rupestre (petroglifo) ya que no hay evidencias claras que puedan asociarse a su cultura. Es difícil precisar si este complejo cultural llegó a las Antillas Mayores con los primeros indios agricultores que poblaron las antillas desde las costas suramericanas y que arribaron hace unos dos mil años, con los indios sub-tainos en el siglo VII A.D. La evidencia arqueológica parece indicar que ya estos indios practicaban la ceremonia de la cohoba. En cualquier caso, la separación de los taínos de la cultura matriz fue lo suficientemente larga como para explicar los cambios y variantes que se manifiestan en los mitos estudiados.

Los cambios que sufrieron los mitos del trópico suramericano, en su difusión hacia las Antillas, no son mayores, por ejemplo, que los que se manifiestan en la lengua de los taínos en su relación con el lokono, lengua aruaca de las Guayanas. La relación entre la mitología de las Antillas Mayores y la del trópico sudamericano corrobora lo que ya antes habían demostrado la lingüística y la arqueología. En sus excavaciones en el Orinoco Medio, en Venezuela, Howard (1943) demostró la relación entre los primeros indios agricultores de las Antillas (igneri o saladoides) y sus hallazgos, corroborando lo que ya había apuntado Fewkes (1907) y otros investigadores. Rouse (1947, 1960), Cruxent (1961), Vargas y Sanoja (1969), han enriquecido la evidencia arqueológica a través de sus diversas investigaciones en Venezuela y las Antillas. Todas estas investigaciones, entre otras, demuestran que el origen de la Cultura Taína se encuentra en la región tropical de este continente.


2. La Manifestación Ostionoides (600 DC – 1200 DC)

Para algunos investigadores y arqueólogos, la cultura Ostionoide representa una etapa de transición entre el saladoide y el taíno. Para otros, es una nueva manifestación que aparece en nuestra isla, la cual se conoce como Ostionoide. El yacimiento cabecera de esta manifestación está en el Bo. Punta Ostiones del Municipio de Cabo Rojo. Este yacimiento arqueológico fue excavado por Adolfo de Hostos en el 1919 y estudiado por Rouse en la década del 1930.

Posteriormente, se han excavado otros yacimientos arqueológicos donde se ha identificado una cerámica similar. Ejemplos de estos sitios son el yacimiento Monserrate en el Municipio de Luquillo y el yacimiento Canas en el Municipio de Ponce. Una de las características es que en la cerámica no utilizan más la pintura blanca en sus decorativos y se limitan a formas y diseños sencillos. La cabecita de barro en forma de mono o murciélago es el elemento decorativo más usado y ésta se le coloca en el borde de sus ollas. La pintura corrientemente utilizada era rojiza y en algunos casos negra. Las formas de sus recipientes de cerámica son ovoides y naviculares. Además, la dieta sigue siendo la misma que los saladoides excepto en los cangrejos, jueyes, cobo y el burgao. Estos empiezan a ser consumidos menos y se empieza a consumir más las ostras, almejas, grandes caracoles marinos y los peces de las costas.


3. Manifestación Taína (1200 DC – 1500 DC)

Para la llegada de los europeos en el 1493, la isla de Boriquén se encontraba poblada por un grupo de aborígenes a quienes nombraron como Taínos. Estos hablaban la lengua aruaca. En la lengua general de los aborígenes antillanos, taíno significa bueno, noble, según el Dr. Álvarez Chanca y otros cronistas.

Para algunos estudiosos en la materia, este grupo de aborígenes germina de la manifestación ostionoide. Las características de este complejo son el gran desarrollo y la excelencia de la talla en la piedra. Esta constituye otra prueba del desarrollo religioso y artístico que habían alcanzado. Sus trabajos en cerámica tienen mayor énfasis en los diseños incisos y modelados. El uso de la piedra aumentó de forma tal que se tallaron hachas de forma petaloide, cinceles, amuletos, adornos e ídolos, el cemí de tres puntas, platos de mortero y otros. Otros aspectos culturales de estos aborígenes es que construyeron plazas ceremoniales y practicaban el juego de la pelota o batey.

En Puerto Rico, se manifiesta la máxima expresión de la Cultura Taína, uno de los ejemplos lo podemos ver en el centro ceremonial del Barrio Caguana del Municipio de Utuado. La organización social que tiene este grupo de aborígenes es mucho más compleja que las anteriores.

Espero que hayan disfrutado este pequeño viaje al pasado y que hayan aprendido un poco más sobre las culturas aborígenes de nuestro pasado en Puerto Rico.

Para hacer contacto con la autora:


Referencias Bibliográficas

Alegría , Ricardo E. 1986 Apuntes en torno a la mitología de los indios Taínos de las Antillas Mayores y sus orígenes Suramericanos

Cristóbal Colón y el Tesoro de los Indios Taínos La Española. Edic. Fundación García-Arévalo

Santo Domingo, República Dominicana.

Alegría, Ricardo y Rivera, Eladio 1999 Historia y Cultura de Puerto Rico. (Editores)

Coll y Toste, Cayetano. 1979 Prehistoria de Puerto Rico

Díaz Soler, Luis M. 1995 Puerto Rico: desde sus orígenes hasta el cese de la dominación española. Edic. 1994. Reimpresión 1995.

Fernández Méndez, Eugenio 1995 Crónicas de Puerto Rico, desde la conquista hasta nuestros días (1493-1955).

Fewkes, Jessee Walter 1907 The Aborígenes of Porto Rico and Neighboring Islands. Johnson Reprint Corporation.

Gómez, Labor y Ballesteros, Manuel. 1978 Culturas Indígenas de Puerto Rico.

Las Casas, Bartolomé 1987 La Historia de las Indias.

Larousse Ilustrado 1988 Diccionario

Pané, Fray Ramón 1988 Relación acerca de las antigüedades de los Indios.

Pérez Merced, Carlos A. 1996 Tesis de Maestria Inédita. Los Petroglifos de la Colección Jungham del Instituto de Cultura PR Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico

Veloz Maggiolo, Marcio 1991 Panorama Histórico del Caribe Precolombino

Vox 1990 Diccionario


* Se ha establecido una semejanza entre los objetos hallados por el profesor Ricardo Alegría en la Cueva María La Cruz de Loíza, Puerto Rico y los hallazgos relacionados con la cultura Monaquillo, de la Bahía de Parita, en el oeste de Panamá. La presencia del ocre y el sílex en yacimientos arcaicos son característicos de las culturas del sudeste de los Estados Unidos y en muy raras ocasiones aparecen asociados con culturas aborígenes del nordeste sudamericano.

La evidencia del uso de la paja, plumas y semillas no ha llegado hasta nosotros, podemos suponer que usasen esos materiales si les preocupaba su apariencia corporal. Se cree que en Puerto Rico habían desaparecido a la llegada de Españoles.

Zoomorfo – forma de animales. Antropomorfo – forma humana.

Daniel Brinton desde 1871 demostró la relación existente entre la lengua que hablaban los taínos de las Antillas Mayores y los indios aruacos de las Guayanas. Brett (1852:335) ya había llamado la atención a sta relación lingüística.

También conocida como arahuaca.

Durante varios años de estudios e investigaciones, Irving Rouse ha establecido un esquema cronológico, estructurado y modificado por él, para el Caribe. Este explica los acontecimientos ocurridos en la prehistoria. También hay que señalar, que se ha podido establecer una serie de características dentro de los diferentes complejos culturales que existieron en nuestra isla.